viernes, 10 de julio de 2009

Oumaigod!

El inglés es una lengua elegante y eficaz cuando se la sabe esgrimir (¿y habrá alguna que no lo sea?), pero calcar del inglés al escribir en español es feo: el lector queda en la inopia, el autor queda como vil lacayo y el texto queda horrible. Recuerdo con espanto el manual de la primera impresora que tuve, hace mil años. En la sección de soluciones a las posibles dificultades me topé con esta frase: "cuando su impresora corre fuera de papel..."

Tiré el manual a la basura sin miramientos.

La frase que sigue la oí en un congreso de físicos, en Taxco, hace unos años, como narré en El muégano divulgador. Uno de los investigadores se puso de pie y con mucha convicción afirmó: "Necesitamos construir una facilidad de estado del arte". A los físicos no es tan fácil tirarlos a la basura.

En general, tratar de enderezar la espeluznante prosa de ciertos investigadores, como dijo Henry Gee, editor de Nature, refiriéndose a los artículos de investigación que recibe esa revista, "es como tratar de pelar un plátano con guantes de box". Cuando esos investigadores escriben en español (es un decir), a los vicios de lenguaje y las torpezas de redacción con los que tiene que lidiar Gee se añade la fea costumbre de calcar del inglés. En descargo de los investigadores anglificantes hay que decir que es natural, hasta cierto punto, que se le cuelen expresiones calcadas del inglés a quien lee y escribe en ese idioma la mayor parte del tiempo, así como a quien no ha reflexionado acerca del estilo ni de la traducción. Lo que es insoportable es que luego protesten cuando uno les cambia el texto.

Lamentablemente, queridos amigos, no sólo los investigadores cometen este error. Con tantas traducciones malas en la televisión ("Y yo me dije, ¡oh, mi dios!, corran por sus vidas") , hasta quien no habla ni escribe en inglés regularmente redacta en español como gringo masticando el idioma. "Lava tus manos", recomienda la Secretaría de Salud en sus carteles de medidas para evitar la influenza (en vez de "lávate las manos", en vías de extinción). "Me duele mi cabeza", dice lastimeramente un niño televisionófilo (antes se decía "me duele la cabeza" en el entendido de que, si me duele a mí, debe ser mi propia cabeza, casi inevitablemente). A este paso, me imagino que acabaremos todos hablando como traducción barata hasta para insultarnos.

Peligro: zona de palabrotas. No siga leyendo si le ofenden las expresiones culo e hijo de puta.

"¡Oh, tú, agujero de culo!", le gritaremos al del coche que se nos atraviesa, imitando palabra por palabra los insultos que se lanzan en las películas gringas. "¡Esos bastardos!", diremos de los políticos, olvidando que en español (y en mexicano, particularmente) lo que los estadounidenses llaman asshole es un pendejo y que los bastards tienen su equivalente ¡en la lengua de Cervantes, como no! en los hijos de puta de antaño, aunque en ninguno de los dos casos la traducción sea literal.

Termina zona de palabrotas...o quizá no. El autor no les reconoce tamaños a las palabras.

Otro efecto de la presión del inglés sobre el español se ve en esta frase, que tomo de una cédula del museo Universum: "Adivina adivinador cómo tu cuerpo reacciona..." En español diríamos "cómo reacciona tu cuerpo". ¿Y qué opinan de esta construcción: "Si se emplean erróneamente instrumentos de cocina, partículas pequeñas pueden desprenderse..."?

Quien no ha reflexionado sobre la traducción no sabe que traducir no es calcar, sino"decir casi lo mismo", como escribe Umberto Eco en un libro muy divertido. Yo fui traductor durante cerca de diez años. Trabajé, lo confieso, en Reader's Digest, donde aprendí mucho acerca de la traducción (a veces a punta de chingadazos...ay, perdonen). Lo más importante que aprendí es que para traducir hay que conocer muy bien ambas lenguas: la de origen y la de destino, y sobre todo conocer las dos culturas. Un día me tocó traducir un artículo humorístico cuyo autor describía un embotellamiento con el adusto lenguaje de la famosa Biblia del Rey Jacobo. Todavía me dan escalofríos de pensar qué habría sido de mí si no me hubiera dado cuenta. Por suerte sí me di cuenta. Conseguí una biblia en español traducida por la misma época (las modernas no sirven), estudié el lenguaje y lo imité en mi traducción. En otras palabras, no calqué el texto original, sino que lo adapté al español (tanto a la lengua española como a la cultura). Si uno no piensa en el lector no puede traducir ni redactar bien.

Pongamos orden. Los anglicismos acechan cuando traducimos y cuando redactamos pensando en inglés. He aquí lo que hay que evitar:

  • Traducir al estilo "pollito chicken, gallina hen", o sea, literalmente y palabra por palabra
  • Copiar la construcción típica del inglés ("cómo tu cuerpo reacciona" en vez de "cómo reacciona tu cuerpo")
  • Los cognados, o falsos amigos: palabras del otro idioma que se parecen a otras de éste, pero que no quieren decir lo mismo (ejemplo clásico: "actually" no quiere decir "actualmente")
Aquí comparto con ustedes (y no "les comparto") una lista de cognados que he ido recogiendo a lo largo de los años:

· Genial Afable

· Actually En realidad, de hecho

· Remove Quitar, extirpar, destituir, despedir

· Apply Ser válido, estar vigente, solicitar (ingreso en una universidad)

· Eventually Al final, finalmente ("we will get there eventually": terminaremos por llegar)

· Disorder Trastorno, enfermedad (no "desorden")

· Institution (cuidado cuando se refiere a una institución psiquiátrica)

· family history Antecedentes familiares

· now (puede ser "ahora", pero muchas veces es "ya")

· or (no siempre es “o”, puede ser “ni”)

· Regular Normal, cuando se refiere al café de Starbucks, por ejemplo (regular en español quiere decir "ni bueno ni malo". El café uno lo prefiere bueno, no regular)

· Lecture Lección, sermón (cuando se trata de una regañiza)

· Library Biblioteca, por supuesto (nunca "librería", la librería es bookstore)

· Excited Emocionado

· Large Grande (no "largo")

· Elusive Esquivo, huraño

· To love En español se ama a las personas; las cosas nos gustan o nos encantan, y hasta nos fascinan y nos vuelven locos, pero no las amamos

· Literature En ciencias, muchas veces puede ser "la bibliografía", y hasta "los anales", ¿por qué no?

· Facilities Instalaciones

· State-of-the-art Lo último, lo más avanzado

· Accomodate Dar cabida, tener capacidad para

· To collapse Derrumbarse, venirse abajo (no "colapsarse"), contraerse

· Distinct Notorio, bien definido

Éstas las colecciono. Mándenme las que se les ocurran.

En resumen, al traducir lo mejor es concentrarse en el sentido de lo que se escribe en inglés y poner el mismo sentido en español. Y al escribir, please, no imiten el estilo de la televisión (por lo menos el de la televisión de los últimos 20 años). Ya sé que no es nada fácil.

2 comentarios:

  1. Oye... Mencionaste dos cognados que los médicos usamos frecuentemente. Así que aprovecho para preguntarte: ¿Cómo traducirías heart failure, hepatic failure?

    Me gusta insuficiencia, pero frecuentemente leo lo que me parece una servil falla.

    El cognado más detestable: bizarro.

    ResponderEliminar